Educar para desarrollar

          Lo dicho de que la educación cambia el mundo y las sociedades no es apenas un dicho, pero una verdad. Varios estudios acerca del desarrollo humano y social prueban que la educación es el camino más cierto para que los países puedan lograr mejores índices de desarrollo y para que la calidad de vida de las personas mejore considerablemente, a partir de una promoción de ascensión social que ocurre por medio de la creación de igualdad de oportunidades para todos, basado en el acceso a la educación. Las relaciones entre los países se quedan más complejas a cada día y las demandas del futuro exigen personas calificadas para atenderlas. El informe de la Comisión Internacional sobre Educación para el siglo XXI para UNESCO, afirmó que ante los múltiples desafíos planteados por el futuro, la educación surgió como una base muy importante para que la humanidad tenga la posibilidad de progresar en la consolidación de tres ideales importantes: la paz, la libertad y la justicia social (DELORS, 2010).

           En el informe de UNESCO “Learning: The Treasure Within”, coordinado por Jacques Delors, que ha sido presidente de la Comisión Europea, él destacó la importancia de crear nuevas bases para la educación en la actualidad. Según él, en un mundo sostenido en el “fundamentalismo basado en el mercado” son necesarias nuevas estrategias y métodos de educación de manera a fomentar el desarrollo según bases humanistas. Un mundo sostenido por el fundamentalismo basado en el mercado es un mundo en que las decisiones de las personas y sus prioridades son seguidas de acuerdo con la lógica del mercado, de obtener siempre más lucro, más vantage. Los países que siguen esa lógica creen que sus riquezas están basadas en el crecimiento económico, olvidando del desarrollo humano. Uno de los principales puntos de este informe es el de proporcionar a la humanidad la posibilidad de controlar su propio desarrollo, basado en la participación social y política que sea comprometida por parte de individuos y comunidades (UNESCO, 2005).

            A fin de crear una nueva misión y propósito para la educación, este informe ha sugerido pasos a ser seguidos por los países en relación a los métodos de educación y con eso causó muchas discusiones alrededor de los nuevos pilares de la educación, la sociedad paso a envolverse más en esta discusión, así como el tercer sector que pasó a reconocer más la importancia de nuevas formas de educación y pasó a invertir más en políticas y proyectos en este sentido (UNESCO,2005).

          La educación y los derechos humanos son medios válidos y efectivos para el logro del desarrollo humano. La defensa del derecho al pleno desarrollo de potencialidades de niños y jóvenes fue el pilar que sostuvo la idea de educación para el desarrollo humano que trata el libro de UNESCO “Education for Human Development”. A partir de eso, empezó la discusión de diversos caminos que podrían ser la fuente de descubierta de potencialidades en niños y adolescentes: el arte, el deporte, la comunicación y el desarrollo sostenible en educación complementar; alfabetización, aceleración del aprendizaje, gestión escolar y la tecnología en el área de la educación formal (UNESCO,2005).

El concepto de educación para el desarrollo humano también existe para que se produzca un segundo tipo de progreso en relación con nuestra comprensión del acto de educar. Más que generar un aprendizaje, una educación que pueda desarrollar potencialidades tiene que generar competencias (UNESCO, 2005, p.20).

            El instituto Ayrton Senna hizo un proyecto con los jóvenes en escuelas brasileñas que se appelle “Superação Game”. El proyecto se basa en un juego de ciudadanía que además de movilizar los jóvenes, ayuda a crear herramientas pedagógicas para que los educadores reconozcan las competencias de cada alumno para que estas puedan ser desarrolladas. Los jóvenes en el juego son invitados a crear propuestas para mejorar el mundo que hay alrededor de ellos. Una de las propuestas es identificar las características personales de cada uno que necesitan ser evaluadas o mejoradas a partir del lema de “cambiar a mi mesmo para cambiar al mundo”. En el juego, hay tareas de autoconciencia que cuestionan “¿Qué estoy aprendiendo sobre mí en el proyecto que estoy desarrollando?”.  A partir de tareas de autoconciencia, los jóvenes utilizaran del juego para conocer a sí mesmos y superar sus dificultades personales. La convivencia en grupo es fundamental para que estas caracteristicas sean identificadas y trabajadas, para que así puedan lograr el mejor desarrollo de sus potencialidades posible. Los jóvenes tuvieron tres desafíos principales: en desarrollo de la autoestima, la autoconfianza y la autodeterminación. Cabe señalar que estos conceptos fueron creados por el IAS a partir de prácticas desarrolladas con su público alvo, de acuerdo con la teoría pedagógica propuesta por el informe de la UNESCO, “The Treasure Within”. Varios equipos informaron que habían pasado por situaciones que les habían hecho enfrentar su timidez, su inseguridad y su miedo a cometer errores y ser criticados por otros. Para desarrollar sus proyectos, tuvieron que invertir en la autoestima (conocer y valorar su potencial) y en la confianza en sí mismos (confiar en su potencial) (UNESCO,2005).

            UNESCO en su informe ha destacado cuatro competencias que son: Aprender a Ser,  Aprender a Vivir juntos, Aprender a Hacer y Aprender a Saber. El concepto de Aprender a Ser es practicado en la medida que ponen las soluciones que se plantean para mejorar la educación, la escuela y la comunidad en la práctica, los jóvenes en el Programa se ven obligados a conocerse mejor y desarrollar sus competencias personales.  Aprendiendo a vivir juntos es un concepto que se aplica al realizar las tareas propuestas por el juego, los jóvenes fueron desafiados a conocer mejor a los demás ya la sociedad en la que viven y desarrollar sus competencias relacionales. Los principales desafíos que tuvieran en esta tarea fueron  interpersonales: vivir con las diferencias, con el grupo y con la comunicación (UNESCO,2005).

            En esa discusión, es importante considerar la formación de los educadores, que deben tener actitudes y habilidades compatibles de modo a identificar las potencialidades de cada alumno, comprenderlas y ejercitarlas, a fin de alcanzar el mejor proceso de formación de este individuo para que este pueda, en el futuro, utilizar sus potencialidades en favor de la sociedad. Según los estudios realizados por UNESCO en conjunto con el Instituto Ayrton Senna, la educación comprende un proceso por medio del cual el estudiante después de un itinerario formativo aprende, comprende, da sentido y conoce un cierto contenido cognitivo, emocional o de comportamiento. Esto se aplica a diversos aspectos de la vida del individuo: desde su relación con él mismo, así como su relación con los demás, con el medio ambiente que él vive y con todos los demás factores que dan sentido a su existencia (UNESCO, 2005).

           Es posible constatar que el proceso de aprendizaje depende de una comprensión de varias esferas de la vida del individuo. Las acciones del individuo, sea en el ambiente escolar o cualquier otro depende del contexto que este individuo está inserido y factores psicológicos como la manera que este comprende y significa su propio contexto de vida. En algunos países de América Latina, es esencial esta comprensión por parte de los educadores porque muchas veces el estudiante se encuentra inserido en un contexto social donde hay condiciones precarias, circunstancias familiares difíciles que impiden su aprendizaje perfecto. La escuela es el ambiente para que los alumnos se sientan seguros para hablar de sus problemas personales, pues es función de la escuela hacer un acompañamiento psicológico y pedagógico que apoye los alumnos para que factores externos no les perjudique en su formación académica (UNESCO,2005).

           Además de las condiciones precarias que hacen parte de la realidad del alumno como problemas familiares o mismo condiciones precarias de transporte para llegar a la escuela, la infraestructura de las escuelas y acceso a servicios que son básicos son precarias en varias regiones en América Latina y Caribe. Según un estudio hecho por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), 40% de las escuelas, públicas o privadas  no tienen biblioteca, 88% no tienen laboratorio científico, 65% no tienen clases de informática y 35% no ofrecen sitios para práctica deportiva. Además, una en cada cinco escuelas no tiene acceso a agua potable y dos en cada cinco no estaban ligadas en rede de esgoto.Este estudio hace parte del Relatorio de Infraestructura Escolar y Aprendizaje de Educación Básica Latinoamericana y considera dieciséis países, el estudio concluye que la situación es peor en el campo, principalmente en las escuelas públicas. El estudio relaciona la infraestructura de las escuelas y el desempeño de los alumnos y hay un estimativa de 20 puntos de diferencia en el desempeño de un alumno que tiene acceso a estes servicios básicos para uno que no tiene (Banco Interamericano de Desarrollo, 2011).

           El Brasil, además de los problemas socioeconómicos que no favorecen a los jóvenes en el aprendizaje escolar, la calificación de los profesores no está adecuada para atender las nuevas demandas de educación y, además de la calidad, el país tiene un problema cuantitativo de escolaridad. Algunas regiones tienen un índice muy bajo de personas escolarizadas en primer y segundo grado y más bajo aún si consideramos la enseñanza superior. Los jóvenes muchas veces tienen que trabajar y por eso no pueden dedicarse a los estudios o están inseridos en el mundo de la marginalización.  Mismo que la tasa bruta de escolarización superior tenga crecido significativamente entre 1950 a 1994, el porcentaje, en el inicio del siglo XXI, de matrícula de jóvenes de 18-24 años en enseñanza superior era bastante inferior (10%) a de Argentina (38,9%), a de Uruguay (29,9%) y a de Chile (26,6%). La falta de educación de calidad no colabora para formación de profesionales calificados o mismo de buenos profesores para las generaciones seguintes, estos factos constituyen un  ciclo social que  colabora por disminuir las posibilidades reales de extinción de la desigualdad social en el país. (TRINDADE, 2000).

         Existe un índice llamado HPD (Human Development Paradigm), definido por las Naciones Unidas que es basado en una percepción de que cada uno nace con un potencial específico y tiene por derecho desarrollarlo. Con eso surgió el concepto de educación para desarrollo humano. Este índice prevé doce puntos esenciales para el desarrollo humano y también algunas premisas sobre el desarrollo de los países como el concepto de desarrollo que, según este índice, no puede limitarse al crecimiento económico. Debe ser analizado del punto de vista de la libertad de las personas de desarrollar sus potenciales para que, con eso, puedan hacer escojas y mejoras para la sociedad.  Este análisis sugiere una nueva propuesta de visión mundial de desarrollo y de la economía (UNESCO,2005).

           En su informe, UNESCO en conjunto con el Instituto Instituto Ayrton Senna, ha sugerido cuatro pilares de aprendizaje esenciales basados en cuatro pilares de competencias, relacionados con los aprendizajes citados en el inicio del texto: competencia personal (Aprender a Ser), competencia relacional (Aprender a Vivir juntos), competencia productiva (Aprender a Hacer) y competencia cognitiva (Aprender a Saber). El Instituto Ayrton Senna hizo un trabajo muy interesante de educación basándose en las premisas sugeridas por UNESCO. El Instituto, movido por el concepto de educación para el desarrollo humano, definió diez puntos a ser practicados para que las bases de este concepto sean aplicadas visando, siempre, la priorización de los potenciales individuales.

El paradigma del desarrollo humano es la visión del mundo que guía nuestro concepto de educación en la sociedad del siglo XXI. Esta es la creencia de que el desarrollo de un país o de una comunidad depende en gran medida de las oportunidades que se ofrecen a las personas para que desarrollen plenamente su potencial. La educación es la única forma de acción que puede transformar potenciales en competencias para la vida (UNESCO, 2005, p.31).

                   El Instituto Ayrton Senna ha realizado algunos programas sociales para incluir a los jóvenes en este nuevo modelo de educación que sea apto a las demandas del siglo XXI, ayudando a transformar los ciudadanos del presente y del futuro. Los programas utilizan de tecnologías sociales para trabajar con niños y jóvenes de manera innovadora y creativa, en Brasil.

              Los problemas sociales que los jóvenes brasileños enfrentan en sus cotidianos son vistos por ellos mismos como un impedimento para sus desarrollos profesionales. Muchos adolescentes están involucrados con la rebeldía, el caos, el vandalismo y otros comportamientos que ponen en riesgo sus vidas y desarrollo. Muchos están inseridos en un contexto social y cultural que les perjudica empeorando sus nociones de valor moral. El cambio de valores morales que ha pasado la generación del siglo XXI es una característica muy evidente. En un país tan desigual, característica que también pertenece a sus vecinos latinos, es difícil pensar en igualdad de oportunidades, porque por toda la historia de eses países la oportunidad para pocos siempre fue una regla. Hoy hay 34 millones de personas con la edad entre 15 y 24 años en Brasil. Esta información puede significar un buen dado por representar un país con potencial de crecimiento, pero al mismo tiempo puede ser malo, dados los riesgos de marginalización (UNESCO,2005).

                   Uno de los programas propuestos por el Instituto Ayrton Senna, basados en las sugestiones de UNESCO de “educación para desarrollo humano”, fue el “O brasileiro” que tiene como motivación el concepto de “aprender a ser y a vivir con el diferente”. Este es un programa de inclusión social, problema identificado en el país que atinge los jóvenes directamente, que tiene por objetivo crear en los jóvenes brasileños una nueva visión sobre el diferente, sobre las personas que viven en realidades y circunstancias de vida distintas. Fue propuesta una convivencia con miembros de la comunidad indígena, grupo que siempre sufrió discriminación en el país. Sus hábitos y cultura son vistos como inferiores y ellos son vistos como personas que no son civilizadas y son incapaces. Son hechas actividades deportivas para promover la convivencia y aceptación de los niños indígenas con los demás, aceptación que es necesaria en ambos los lados, así como la valorización de sus diferencias. Uno grupo cree que es diferente porque es mirado como diferente y esto se transforma en una dificultad de convivio social para este individuo. El proyecto intenta cambiar esta dificultad en una oportunidad de aprendizaje a partir de la convivencia entre los grupos para que puedan aprender juntos y verse como iguales. No es una realidad fácil de cambiar porque esta visión acompaña el brasileño desde en proceso de colonización del país a respecto de la visión del nativo que eran los indios y esto fue incorporado en el proceso de construcción de identidad del Brasil. No es una tarea fácil, pero es posible (UNESCO,2005).

            “Yo soy un nuevo brasileño. Yo conozco mi historia, mi pueblo y mi país mejor.¡Ahora es acción!” Dionísio Nogueira, 16, Projeto córrego Bandeira, Mato Grosso do Sul, Programa de Educación por medio del deporte.  Relatos como este nos prueban que es posible cambios de mentalidad y cambiar la noción de proyección de una cultura discriminatoria en nuestro país y sin dudas la educación es el medio más seguro para lograr un desarrollo sostenible y para lograr plenamente el desarrollo humano en el mundo. Debemos creer en el cambio de mentalidad y creer en el potencial de cambio de las personas. Se no creemos en las personas y sus potenciales individuales, no podemos creer en un ideal de mundo mejor.

                La educación es una de las pautas muy importante de este comité, aprovechen el texto para guiar sus estudios! Seguimos hablando y caso tengan dudas, hablen con nosotros! Hasta luego 🙂

Equipo OEA (2017)

 

REFERENCIAS:

BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO. De lo físico a la física: la relación entre infraestructura escolar y resultados educativos en américa latina. Disponible en: <http://www.iadb.org/es/noticias/articulos/2011-10-18/infraestructura-escolar-y-resultados-en-america-latina,9615.html&gt;. Acceso en: 18 jul. 2017.

DELORS, Jacques. Um tesouro a descobrir: Relatório para UNESCO da Comissão Internacional sobre Educação do século XXI. 9 ed. Brasília: Faber Castell, 2010.

TRINDADE, Hélgio. Saber e poder: os dilemas da universidade brasileira. Scielo, São Paulo, v. 14,n.40,dez.20.Disponible en:<http://www.scielo.br/scielo.php?pid=S0103-40142000000300013&gt;. Acceso en: 12 jul. 2017.

UNESCO, .Education for human development. 2 ed. São Paulo: Saraiva, 2004

 

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s